A raíz de lo ocurrido a Ingrid Aceitón, quien comunicó a sus seguidores de redes sociales que perdió a su hija Alice entrando al tercer trimestre de embarazo, es que enumeramos las posibles causas de pérdida del embarazo en etapa avanzada.

Devastada está Ingrid Aceitón tras perder a su hija Alice, que se esperaba naciera en marzo de este año. 

La modelo había anunciado en agosto que estaba embarazada, y feliz de formar una familia junto a su pareja Ignacio Jelvez, conocido como "El imitador chileno". 

“Mi hija Alice está muerta, ya no está conmigo. Yo desecha, destrozada, muerta en vida”, escribió Ingrid en sus redes sociales.“Lo siento, pero ningún mensaje de los que debería contestar podría hacerlo”, manifestó.

A través sus historias en Instagram también se refirió a la triste situación, y pidió comprensión a sus seguidores. "Sólo pido que no se especule nada, por favor. No sabemos absolutamente nada. Gracias", expresó. 

Posibles causas de pérdidas de embarazos avanzados:

En el tercer trimestre de un embarazo normal, en una mujer saludable ¿qué podría generar la pérdida de su bebé? Un artículo del sitio argentino planetamama enumera estas causas.

embarazo

Desprendimiento de la placenta normoinserta (no previa): esta puede separarse del bebé de manera parcial o completa en el proceso de gestación y provocar pérdida si no se detecta a tiempo. Va acompañada de una gran hemorragia como síntoma.

Las causas están asociadas a algunas enfermedades de la madre como diabetes, hipertensión crónica, enfermedad cardíaca y aspectos como la edad de la madre, los embarazos múltiples además del consumo de cigarro o alcohol. Accidentes como caídas, golpes, también pueden provocarlo.

El feto deja de recibir oxígeno y nutrientes y puede provocarse una muerte súbita. Esto se puede controlar con controles, ecografías, reposo de la madre, según indique el médico tratante.

Algunos síntomas de desprendimiento: sangrado vaginal (que aumenta si el desprendimiento de la placenta es mayor o total), dolor abdominal agudo y punzante y contracción del útero. 

Preeclampsia: esta enfermedad es recurrente que se presente después de la semana 20 de embarazo y se da con mayor frecuencia en primerizas. Puede presentarse durante el embarazo y en ese caso corre riesgo el bebé.

Con ella aumenta la tensión arterial en la futura mamá como uno de los síntomas y se presenta de manera inesperada, que puede venir acompañado de alteraciones de la función renal, edemas y aparición de proteínas en la orina. Hay casos más graves que van acompañados de convulsiones y tienen por nombre "eclampsia".

La pre-eclampsia pone en riesgo la vida de la madre y su hijo, por lo tanto hay que poner atención a los siguientes síntomas: hinchazón severa de pies, manos y cara, dolor de cabeza muy intenso y persistente, visión borrosa, mareos, aumento repentino de peso y presión alta.

Detectar esta enfermedad es sencillo pero para ello es vital no saltarse ningún control prenatal. Control prenatal de presión arterial, análisis de sangre, de orina, y un tratamiento adecuado pueden evitar la pérdida de embarazo por preeclampsia.

Causas funiculares: están relacionadas al cordón umbilical y en casos graves pueden llevar a la pérdida del embarazo del bebé al nacer por asfixia.

El cordón umbilical proporciona oxígeno al feto y este puede "anudarse" de tal manera de comprimir el cuello el tórax del bebé, quien no recibe el oxígeno que necesita. En estos casos la ausencia de movimiento del bebé es lo que enciende las alarmas en embarazadas.

Estas vueltas de cordón no se pueden evitar pero también es importante mencionar que son bastante atipicas. Además no hay que confundirlas con la circular deslizable del cordón que sucede en 25% de los nacimientos y que no es peligrosa para el bebé.

Muerte súbita intrauterina: se trata de episodios aislados, por motivos inexplicables. Son casos excepcionales que no deben preocupar a las embarazadas en general.